ACTIVISTA INDÍGENA, DESDE LA CÁRCEL SIGUE SU LUCHA EN PRO DE LOS DDHH

Lleva un año en prisión preventiva acusado de robo y otros delitos

Oaxaca, Oax.- La ONG EDUCA, informa que Fredy Omar García Ramírez, es defensor de la tierra, el territorio y los derechos de los pueblos indígenas, es indígena zapoteco, originario del municipio de Santiago Xanica en la Sierra Sur de Oaxaca.

Agrega que desde hace casi una década, es integrante del Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas (CODEDI), desde donde ha prestado su servicio a las comunidades realizando talleres, prestando tequio y organizando a las comunidades en defensa de sus derechos frente a proyectos extractivistas.

Asevera que su entrega y compromiso lo llevaron a ser la cara visible de la organización, “lo cual ha derivado en constante hostigamiento, amenazas, criminalización e injusta prisión”.

Recuerda la ONG que el pasado 6 de noviembre de 2019, Fredy Omar García Ramírez fue detenido de manera violenta y arbitraria; en ese momento fungía como vocero del CODEDI y con ese carácter se dirigía a una reunión convocada por funcionarios públicos.

Condena la organización que por alrededor de ocho horas, estuvo en calidad de desaparecido, hasta que fue puesto a disposición de un juez de garantías, que a pesar de la dilación y violaciones graves a sus derechos, calificó de legal la detención y lo vinculó a proceso por los delitos de lesiones con la calificativa de premeditación y ventaja; robo específico y robo con violencia por equiparación en la causa penal 468/2019, dictándole la medida cautelar de prisión preventiva mientras el Ministerio Público integraba la investigación correspondiente.

Destaca EDUCA que, de acuerdo al apartado B, fracción VII, artículo 20 de nuestra constitución, los plazos para ser juzgado no deben prolongarse más allá de un año.

“En el caso del defensor Fredy García, ya se cumplió un año de su detención arbitraria y apenas el 20 de octubre se declaró cerrado el plazo de la investigación, sin que se haya señalado fecha para llevar a cabo la audiencia intermedia, pues escudándose en la pandemia se le ha mantenido en prisión a lo largo de un año, siendo prácticamente obligado a purgar una pena anticipada por un delito que no cometió y del cual no se ha dictado una sentencia”, reprocha EDUCA.

Es importante mencionar que Fredy García, continua con su trabajo como defensor de derechos humanos dentro del penal denunciando las condiciones carcelarias a las que están sometidos los reclusos:

-El 17 de febrero, haciendo uso de su derecho a la manifestación pacífica se declaró en huelga de hambre para exigir respeto los derechos básicos de alimentación, salud y trabajo de todos los reclusos

-El 2 de junio, denunció las condiciones de salud que prevalecen y que exponen a los internos al contagio en esta situación de pandemia

-El 10 de julio, el defensor denunció otro episodio de violencia en su contra dentro de reclusorio, hecho que organizaciones internacionales denunciaron públicamente

-El 4 de noviembre, el defensor se puso nuevamente en huelga de hambre por malos tratos a las visitas, además de reducción de alimentación y descuido de atención a la salud sin prestación médica, después del traslado de reclusos de Ixcotel a Tanivet, terminándose la huelga unas horas después con el compromiso del director del reclusorio de mejorar las condiciones.

Ante estos hechos, la ONG denuncia que ante la desconfianza que se tiene de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), por el papel de complicidad que ha jugado ante estas graves violaciones a los derechos humanos, en fecha 13 de julio se interpuso queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), mismo organismo que declinó competencia ante la DDHPO, sin que hasta el momento la DDHPO haya notificado a la parte quejosa la aceptación de la mencionada queja.

“Todas estas violaciones a los derechos del defensor, se suman a una larga lista de agravios en contra de CODEDI incluyendo asesinatos, detenciones arbitrarias, constantes amenazas y hostigamientos mismos que siguen impunes y que configuran una estrategia para acabar con la legitima labor de la organización y merman la labor de las organizaciones y personas defensoras de derechos humanos  en Oaxaca”, reprocha EDUCA.

Para finalmente, señalar que ante la gravedad y transcendencia de estos hechos, exige lo siguiente

-La inmediata e incondicional libertad de Fredy García Ramírez.

-Investigación y castigo a funcionarios responsables de las graves violaciones cometidas en contra del defensor de derechos humanos.  

-El cese a todos los ataques y garantías para la labor de defensa de derechos humanos de CODEDI y de las organizaciones y personas defensoras en Oaxaca.

Share this...

Add Comment