ASESINAN A ACTIVISTA QUE ENFRENTABA AL CRIMEN ORGANIZADO EN CHIHUAHUA

A pesar de haber pedido apoyo gubernamental a todos los niveles, nunca se le dio el respaldo requerido

Chihuahua, Chih.- El activista Cruz Soto Caraveo, integrante del colectivo de familias desplazadas por el crimen organizado en el municipio de Guazapares, fue encontrado sin vida, con impactos de bala, en el camino que comunica los poblados de Témoris a Bahuichivo, en la Sierra Tarahumara.

Lo anterior lo dio a conocer Gabino Gómez Escárcega, coordinador de casos de personas desaparecidas del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua (Cedehm).

Cabe recordar que Soto Caraveo permanecía en calidad de desaparecido desde el pasado 13 de octubre, cuando tres sujetos lo privaron de la libertad luego de acudir a una reunión en Témoris, municipio de Guazapares, para recibir un apoyo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural federal (Sader).

El sábado circuló la versión extraoficial del hallazgo del cadáver de Cruz Soto, pero la Fiscalía General del Estado no confirmó la información; finalmente, el domingo familiares del activista y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres constataron su deceso.

Gabino Gómez precisó que el cuerpo de Cruz Soto fue encontrado muy cerca del lugar donde lo privaron de la libertad. Pidió en nombre de los familiares de la víctima una investigación eficaz, la intervención del Ejército, la Guardia Nacional y el gobierno federal para pacificar la Sierra Tarahumara, ya que, dijo, las fuerzas estatales no son suficientes; además, exigió que se detenga al grupo criminal responsable del crimen.

Se dio a conocer que los restos del activista fueron velados este domingo; la ubicación de su funeral no fue dada a conocer para garantizar la integridad de sus familiares, quienes también fueron desplazados del municipio de Guazapares y enfrentan amenazas del crimen organizado.

Gabino relata que el 12 de octubre pasado, Cruz Soto viajó en tren desde la ciudad de Chihuahua (donde vivía refugiado con su familia) al poblado de Témoris, cabecera municipal de Guazapares, para recibir el domingo 13, los recursos de un programa de apoyo a la ganadería que la Sader lo obligó a cobrar en dicho lugar.

Cuando salió de la presidencia municipal de Guazapares, Soto Caraveo fue interceptado por tres sujetos armados que lo secuestraron en un paraje del camino que va de Témoris a la comunidad de Los Llanos.

El 16 de octubre, el fiscal estatal, César Augusto Peniche Espejel, anunció una operación con 40 policías y agentes ministeriales, además de un helicóptero, para buscar a Cruz Soto y a los agresores.

El funcionario acusó a José Noriel Portillo, El Chueco, presunto líder del grupo criminal Gente Nueva en Guazapares, vinculado al cártel de Sinaloa, como responsable de la desaparición de Cruz Soto.

Peniche Espejel ha informado que se hallaron dos vehículos y se identificó a tres presuntos responsables, quienes, dijo, colaboran directamente con El Chueco.

Detalló que los automotores decomisados son un Jeep Grand Cherokee color azul metálico con placas de circulación EKL 5517 de Chihuahua, el cual fue utilizado por los criminales para llevarse a Cruz Soto, además de un vehículo Hummer H3 rojo, modelo 2006, con reporte de robo del 6 de octubre de 2018 en Michoacán.

La organización SERAPAZ, al frente de decenas de otras defensoras de derechos humanos, luego de la desaparición del activista, emitió una alerta urgente para dar a conocer los hechos.

SERAPAZ dio a conocer que Cruz Soto, junto con su familia y otras personas integrantes de la comunidad de Monterde, en el municipio de Guazapares, en el estado de Chihuahua, México, se encuentran desplazados forzadamente desde el 2014 luego de que recibieran amenazas de muerte por integrantes del crimen organizado que controlan la zona y que se apoderaron de sus tierras para la siembra de drogas.

Relata la organización que el sábado 12 de octubre pasado, Cruz salió de Chihuahua donde está viviendo temporalmente, con rumbo a Témoris, para acudir el domingo 13 a la Presidencia Municipal y encontrarse con personal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del gobierno federal.

Agrega que saliendo de la reunión, el mismo domingo, Cruz junto con otra persona y a bordo de una camioneta se dirigía rumbo a la comunidad de Los Llanos, cuando fueron forzados a detenerse por unos sujetos desconocidos que no se identificaron, le ordenaron que descendiera del vehículo, lo esposaron y se lo llevaron, sin que hasta el momento se tenga información de su paradero.

Asimismo, SERAPAZ recuerda que en agosto de 2018, Cruz Soto y otras personas desplazadas de El Manzano, comunidad que cuenta con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, regresaron a sus casas resguardados por policía estatal de Chihuahua. Al día siguiente de su regreso, justo en un lugar donde se había detenido la comitiva un día antes, apareció un hombre asesinado, familiar de la esposa de Cruz Soto, al cual le colocaron una pancarta con una amenaza de muerte dirigida para Cruz Soto a quien se le acusa por denunciar activamente la situación de la zona.

Abunda la organización que en diferentes oportunidades, Cruz Soto y otras personas desplazadas se han entrevistado con autoridades para demandar la aprehensión del grupo del crimen organizado que opera en la zona y así poder regresar en condiciones de seguridad a sus comunidades.

La última ocasión fue el 22 de marzo de 2019 en el marco de la revisión de las medidas cautelares de El Manzano, en donde de viva voz denunció las amenazas sufridas y exigió la atención de sus casos; esto frente al titular de la Unidad para la Defensa de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, así como a personal de la Secretaría General del Gobierno de Chihuahua y la Fiscalía General del Estado.

En la visita no oficial a Chihuahua de la Relatora sobre Desplazamiento Forzado Interno de Naciones Unidas, en septiembre de 2018, Cruz participó en la reunión que ella sostuvo con personas desplazadas.

Share this...

Add Comment