EL PRI NO ESTABA MUERTO, SÓLO HIBERNABA

Columna Ciudadana

San Luis Potosí, SLP.- Así es el partido tricolor, cuando pensamos que está cerca del último suspiro, de pronto agarra una bocanada de aire y suelta un zarpazo inesperado. Esto sucedió el pasado domingo en las elecciones de Coahuila e Hidalgo y con carro completo como en sus buenos tiempos.

¿Pero por qué un partido que se suponía agonizaba y que en las elecciones presidenciales sufrió una estocada que se pensaba era mortal, hoy resurge y obtiene un resultado que nadie esperaba? He leído varias opiniones, tanto de seguidores de Morena, del Pri y también del Pan, cada quién le encuentra la justificación a su manera.

Sin embargo, yo tengo mi opinión sobre lo sucedido. Entiendo que Coahuila e Hidalgo han sido históricamente bastiones priistas, pero el gobierno federal se ha empeñado en decir todos los días, que las cosas van bien, que las cosas han cambiado con la 4T, que la gente está contenta y que los inconformes sólo son un grupo de revoltosos conservadores.

Pues algo no está haciendo bien el gobierno ni Morena. La operación de los programas sociales electoreros no fue capitalizada, el supuesto combate a la corrupción ha quedado en promesas, no está conectando correctamente con la gente que en su mayoría no fue motivada a votar, han demostrado no ser tan diferentes a lo que criticaron, sus guerras intestinas, la oportunidad perdida por las malas acciones de muchos de sus gobernadores, alcaldes, diputados y senadores.

Dice un dicho que no hay más ciego que el que no quiere ver. Y si López Obrador y Morena siguen pensando que están haciendo bien las cosas y que los resultados en Coahuila e Hidalgo no son un claro mensaje y que el único perdedor es el Pan, es posible que se lleven muchas sorpresas el siguiente año electoral.

El Pri tiene una estrategia que le ha funcionado desde que ha sido oposición. No se enfrenta con el gobierno en turno, mantiene una crítica suavecita, le apuesta mucho más al error del contrario que al desgaste. Así lo hizo cuando el Pan estaba en el gobierno. Hoy al parecer esto le vuelve a funcionar y, por lo tanto, seguirán por ese camino.

En el ámbito local, los priistas parecían deambular y resignados a recoger sus propias cenizas, hoy recobraron el ánimo y a pesar de las pocas esperanzas para los comicios que vienen, se organizarán y esperarán una vez más los desaciertos de sus contrincantes.

Share this...

Add Comment