EN EL MUNDO, LOS EQUIPOS DE TRABAJO CONTRA EL COVID, PRÁCTICAMENTE EXCLUYEN A LAS MUJERES

Así lo denuncia el PNUD

Nueva York, EEUU.- El número de hombres que integran los equipos de trabajo gubernamentales establecidos en todo el mundo, para afrontar la COVID-19, es tres veces mayor que el de las mujeres, y esa desproporción dificultará la recuperación de las mujeres tras la pandemia.

Así lo evidencian los nuevos datos presentados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONU Mujeres y el Laboratorio de Investigación sobre Desigualdad de Género (GIRL, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Pittsburgh.

El PNUD agrega que a un año del inicio de la pandemia, las mujeres aún representan, en promedio, solo el 24% de los miembros de 225 equipos de trabajo sobre la COVID-19 examinados, correspondientes a 137 países, según lo indicado por el Rastreador Global de Respuestas de Género a la COVID-19, una herramienta que analiza las políticas gubernamentales aplicadas para hacer frente a la pandemia. Además, para mayor asombro, en 26 equipos no hay ninguna mujer.

Estos nuevos datos, puntualiza el PNUD, surgen mientras el mundo sigue atravesando la pandemia y las enormes consecuencias que esta tiene en las mujeres, ya sea el papel que desempeñan como trabajadoras sanitarias en la primera línea de respuesta, el desempleo que genera la contracción del sector informal o el alarmante aumento de la violencia doméstica y de la carga de cuidados no remunerados que deben soportar, lo cual amenaza con empujar a 47 millones de mujeres más a la pobreza extrema.

“Las mujeres han estado en la primera línea de la respuesta a la COVID-19, al conformar el 70% del personal sanitario a nivel mundial. Sin embargo, se las ha excluido sistemáticamente de los procesos de toma de decisiones sobre cómo contrarrestar los efectos de la pandemia. Por ejemplo, los alarmantes nuevos datos presentados indican que solo ocho países del mundo tienen equipos de trabajo sobre la COVID-19 con paridad de género”, dijo el Administrador del PNUD, Achim Steiner.

Luego de lo cual agregó que “es fundamental que las mujeres participen de manera plena e inclusiva en las instituciones públicas para garantizar que se tengan debidamente en cuenta sus necesidades en las decisiones cruciales que se están adoptando, y que determinarán el futuro de las próximas generaciones de mujeres”.

El administrador aseguró que sin mujeres en los puestos de toma de decisiones, hay más probabilidades de que las medidas adoptadas por los Gobiernos para afrontar la COVID-19 pasen por alto las necesidades de las mujeres, lo que podría agravar aún más la desigualdad de oportunidades de recuperación tras la pandemia, la cual ya amenaza con revertir décadas de progreso en materia de igualdad de género.

Por lo anterior, el PNUD y ONU Mujeres instan a los Gobiernos a garantizar que las mujeres no solo participen en igualdad de condiciones en los esfuerzos de recuperación y respuesta a la COVID-19, sino que también tengan el mismo poder de toma de decisiones y las mismas oportunidades de liderazgo.

Consideran ambas organizaciones que, para poder responder eficazmente a la pandemia, las políticas y los programas también deben tener perspectiva de género. Sin embargo, aún hay 32 países que no han adoptado ninguna medida sensible a las cuestiones de género en respuesta a la COVID-19.

“Resulta inimaginable que logremos hacer frente a la crisis más discriminatoria que hemos vivido hasta ahora sin la plena participación de las mujeres”, aseguró la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

Afirmó que actualmente, los hombres se han asignado la tarea imposible de tomar las decisiones correctas sobre las mujeres sin contar con las opiniones de estas. “Se debe corregir esto de inmediato para que podamos crear juntos un futuro equitativo, más ecológico y en el que se tengan en cuenta las cuestiones de género”.

Share this...

Add Comment