EN LO QUE VA DEL 2022, SE HAN COMETIDO 500 FEMINICIDIOS

Por ello, diputada pide que en el PEF 2023 se reactive el programa de Refugios para Mujeres Víctimas de Violencia

Ciudad de México.- El Grupo Parlamentario del PRD, a través de la diputada Laura Lynn Fernández Piña, presentó un Punto de Acuerdo para exhortar a los titulares de las secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Salud a reactivar el programa Refugio para Mujeres Víctimas de Violencia Extrema, en el marco del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023.

Lo anterior, ya que, en lo que va del año, más de 500 mujeres han sido víctimas de feminicidio en México y oficialmente se reporta un ascenso en los casos de trata de personas y violaciones.

Por medio de un comunicado, la diputada Fernández Piña destacó que la medida es urgente debido a que la mayor cantidad de agresiones y ataques contra mujeres ocurre en sus viviendas mientras realizan actividades de crianza y cuidado de sus hijos.

Si bien, los principales artefactos para agredirlas son armas de fuego; también destaca el uso de la fuerza a través del ahorcamiento, estrangulamiento y sofocación de parte de sus parejas.

Subrayó que, a pesar de que México cuenta con ordenamientos como: La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, sanciones según el tipo penal contenidas en el Código Penal Federal, y la llamada “Ley Olimpia”, son insuficientes ante el incremento de crímenes, agresiones y nivel de impunidad.

“El objetivo de los refugios es tener un espacio temporal que ofrece servicios de protección, alojamiento y atención con perspectiva de género a mujeres y sus hijos que viven en situación de violencia familiar o de género extrema, entendida como lesiones que pongan en peligro la vida de ella y sus hijos, aislamiento extremo, inadaptación a las actividades de la vida diaria, depresión y redes de apoyo social inexistentes o inseguras”, precisó la legisladora.

Laura Fernández enfatizó que estos albergues permiten a mujeres e hijos permanecer hasta por un período de tres meses, tiempo en el cual deben participar en un programa de atención integral y reeducativo para romper con su círculo de violencia.

Ahí se les garantiza protección, seguridad, hospedaje, alimentación, vestido y calzado, atención médica integral, servicio de enfermería, asesoría jurídica, atención psicológica, programas reeducativos integrales para que puedan participar plenamente en la vida pública y social.

“De enero a junio de 2022, el país registró 479 feminicidios. Y tan sólo en ese último mes, hubo 2 mil 138 delitos por violación, lo que significa más de 70 violaciones cada día. Debido a esta alarmante violencia, los refugios reportan un incremento del 15 por ciento en el número de personas atendidas, comparado al mismo periodo de 2021, para dar un total de 19 mil 708 mujeres y niños auxiliados”, enumeró.

Puntualizó que operar sin recursos, como lo hacen hasta el momento los refugios, pone en riesgo la vida de mujeres y niños víctimas de violencia, además de que vulnera su derecho a contar con un espacio de protección, conforme a lo dispuesto en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, y la recomendación 19 del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer.

Por lo anterior, consideró que resulta fundamental que en el marco de la elaboración del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio Fiscal 2023, se reactive y asignen recursos por la cantidad de 500 millones de pesos al Programa Refugio para Mujeres Víctimas de Violencia Extrema, ya que por medio de este mecanismo se salvan valiosas vidas.

Share this...

Add Comment