GATTÁS: EL FRACASO; AVA: OTRO TROPIEZO

Punto Rojo

Ciudad Victoria, Tamps.- Sus fábricas o granjas  de bots no encuentran ya comentarios o frases halagadoras para defender a su alcalde, quien cada día desencanta a sus gobernados.

Casi un año en la alcaldía y ha sido de escándalos, confrontaciones, acusaciones, pleitos sindicales y saqueo desmedido a través de salarios exagerados a sus amigos, familiares, tapaderas y cómplices.

En la calle, las protestas por falta de agua son diarias, el sistema de distribución por pipas es un rotundo fracaso.

Es extravagante, presumido, fantoche, pero como Presidente Municipal va empatado con Xicoténcatl González Uresti, con un ingrediente diferente, es agresivo.

No conecta con la clase empresarial, líderes de colonos ya ni voltean a verlo, los ciudadanos lo ven brincar por las banquetas con una brocha en la mano.

Los mejores y jugosos convenios (compensaciones) algunos se van a Monterrey, en la capital sólo los más allegados disfrutan los intereses por el enorme préstamo otorgado por los Carmona, el cual debe pagarse puntualmente,  con ganancias de la COMAPA, dependencia que aún trabaja con inmuebles y muebles viejos.

Igual ocurre en Tránsito Local, las patrullas aún conservan el mismo color de administraciones pasadas; tampoco ha logrado adquirir ninguna unidad.

En campaña prometen y prometen sin cumplir nada.

En octubre cumple su primer año.

La Presidencia Municipal estará en juego nuevamente. Varios morenistas la desean, entre ellos José Braña, Hugo Reséndez, Alfonso Rizk, sumándose a la larga lista Américo Villarreal Santiago, hijo del Gobernador electo o cuando menos Diputado Federal por el 5to Distrito.

Por lo pronto, todo siguen siendo promesas y buenos deseos, esos no cuestan, lo malo es que ya nadie se traga sus mentiras.

AVA: OTRO TROPIEZO

La elección de Consejeros mostró una vez más el rostro de algunos morenistas.

Ambiciosos, crueles, prepotentes, groseros, gandallas, fue una verdadera pelea de caníbales en un chiquero.

Todos se lanzaron como gatos al bofe.

Volvió a faltar el liderazgo.

Volvió a faltar un dirigente.

Volvió a faltar un hombre visionario con mentalidad salomónica.

Perduró la codicia, el hambre por el poder político tamaulipeco.

Nadie, pero nadie, -sin temor a equivocarme- sabe para lo que sirve o cómo se puede y debe usarse.

Américo Villarreal Anaya es el Gobernador Electo, por lo tanto, el primer morenista de Tamaulipas y tuvo la enorme oportunidad de enviar un mensaje conciliador a la vieja guardia morenista al cederle humildes espacios como consejeros, tomarlos en cuenta, aprovechando el gran amor hacia el Presidente de la República, ¡ojo¡ No a él.

Tras la accidentada jornada electoral del sábado, debieron sentarse a reflexionar, analizar.

Como primer punto, el equipo americanista se dio cuenta de algo, ¡no tienen poder de convocatoria!…

Y dirá usted caro lector son mentiras o mala leche, pero el cardiólogo, el alcalde Eduardo Abraham Gattás Báez, el Diputado José Braña o Vital Román, (perdón, DON VITAL), sin contar al resto de los presumidos morenistas victorenses, no son reconocidos por la fanaticada guinda.

Lo anterior es sustentado en números, sumas y restas, estadísticas frívolas.

En los 10 consejeros (hombres y mujeres) obtuvieron 12,561 votos, siendo que el 5 de junio, 89,389 victorenses  votaron por MORENA.

Esto quiere decir que Américo Villarreal debe trabajar mucho (si gana la impugnación) y el pueblo sólo utilizó a MORENA como herramienta para saciar su coraje contra los panistas, pero más contra el Gobernador actual.

Américo pudo aprovechar la coyuntura del sábado para limar asperezas con la base morenista, pero mantiene su postura ríspida tal y como empezó cuando fue elegido por Mario Delgado y su dudosa encuesta.

Gattás obligó a empleados municipales a salir a votar.

El sindicato lo mandó por un tubo.

AVA colocó a familiares, amigos, las listas no mienten, manda otro mensaje, las cosas van hacer como su familia y él digan.

La aristocracia se impone.

Los fundadores recibieron una patada en el trasero, no se les permitió tan siquiera colocar un consejero.

Lo mismo le sucedió al campesinado del Quinto Distrito, hombres y mujeres que han luchado, incluso con las armas en la mano, por mayor e igual participación en la vida política y social tamaulipeca, incluso sus líderes son perseguidos y encarcelados por el gobierno  panista por apoyar libremente la Cuarta Trasformación (4T).

Una  nueva clase política se  dispone a tomar el control de la sociedad tamaulipeca.

Probablemente AVA no escucha a sus consejeros o es su terquedad de imponer a quién él guste, sin importarle la democracia.

Los números de las votaciones del sábado son  un desastre,  son un fracaso.

El sábado se vio una pelea de perros y gatos en un chiquero.

Share this...

Add Comment