OPERATIVOS DE SEGURIDAD PÚBLICA EN XALAPA SIRVEN PARA LA EXTORSIÓN, ABUSOS Y ROBO A VÍCTIMAS

Entre lo utópico y lo verdadero

Xalapa, Ver.- La madrugada del pasado sábado, constatamos lo que varias denuncias ciudadanas han realizado a la autora de esta columna, ya que los abusos, robos y extorsiones en contra de las víctimas, se han desatado, pues si el jefe roba, en este caso el secretario Hugo Gutiérrez Maldonado, los demás hacen lo mismo, amparados por una placa y uniforme de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz. Nos dimos a la tarea de recorrer las calles de Xalapa a partir de las 3 de la madrugada, observando un impresionante despliegue de operativos, todos, con el fin de cazar a borrachos, sorprender a ciudadanos, amedrentar a trasnochados y robar sus pertenencias.

Recorriendo Xalapa, nos dimos a la tarea de atestiguar lo que ya es un reclamo generalizado: El acoso a automovilistas, por parte de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes cierran avenidas como Arco Sur, Murillo Vidal, 20 de noviembre, Avenida Xalapa e instalan retenes de alcoholímetro en Plaza Urban, el centro de Xalapa, entre otros. Si bien se instalan para aminorar la inseguridad y evitar que personas alcoholizadas manejen vehículos para resguardar a la ciudadanía, lo cierto es que personas en taxis también son revisados, con la excusa de estar en presunto estado etílico, revisando sus pertenencias, cartera y los sobornan con dar una cantidad, según el criterio de la vestimenta y celular, para dejarlos ir.

Violentando sus derechos humanos y jurídicos, pues inteligentes lectoras y lectores, estamos en el Año de Hidalgo para las administraciones de MORENA.

Desde las Plazas Urban, Xanat, Ánimas y Américas, es evidente que a partir de las 3 de la mañana, se da la orden de detener a todo vehículo, presuntamente “sospechoso”, con el fin de una revisión. Les ordenan el alto prendiendo la torreta en avenidas como Lázaro Cárdenas y en la carretera Xalapa-Veracruz, cerca de las tiendas Sams y Home Depot. Ahí revisan la unidad, sin tiene verificaciones, tarjeta de circulación, si llevas la licencia vigente y también, checan la cajuela donde llevan pertenencias, mismas, son literalmente robadas y hasta en la guantera, si guardaste perfumes u otras cosas de valor, éstas desaparecen.

Si no llevas alguno de estos documentos, de forma rápida llega una grúa y empieza el viacrucis para negociar el moche y soborno, que va de $5 mil a 10 mil pesos. Si no cargas estas cantidades, puedes llamar a un familiar para que te los lleve al lugar, de lo contrario, un policía te lleva a un cajero electrónico, para sacar el dinero y asegurar que lo entregues. Además, si no tienes el dinero, entonces se llevan tu vehículo y éste es parte de un “trenecito” de unidades enganchadas para ser llevadas al corralón y la entrega de una multa.

Varios taxis están confabulados con elementos de Seguridad Pública… Resulta que personas quienes quieren ir a un bar, ya en la madrugada toman un taxi, para no manejar su vehículo. El taxista observa a potenciales personas y alerta a elementos de Seguridad Pública, para que una patrulla los pare y alegue el taxista que el pasajero va borracho y no quiere pagar la corrida, cuando en realidad no es así. Entonces lo bajan, es revisado y checan sus pertenencias, valorando cuánto cobrarle a la víctima para dejarlo ir. Acuerdan el soborno y lo llevan al cajero, para que la víctima saque el dinero pactado y luego, si vive cerca, es llevado a su casa.

Y las víctimas de estos policías ladrones guardan silencio por miedo a represalias. Hay videos, pero no quieren que se den a conocer, comprendiendo su frustración y evitar futuros acosos.

Esto se realiza una y otra vez, pues la encomienda es robar a los ciudadanos, quienes “pecan” por transitar a altas horas de la noche en calles y avenidas de la ciudad de Xalapa, Veracruz, siendo retenidos de forma ilegal y extorsionados por elementos de SSP.

Durante la investigación, nos tocó que nos detuvieran dos patrullas, quienes parecían estar persiguiendo a peligrosos delincuentes. Nos ordenaron el alto en la Avenida Presidentes, pasando la USBI, en la zona universitaria. Mientras una patrulla nos alumbraba con una intensa lámpara, para que no viéramos el número de patrulla, la otra se paró atrás de nuestra unidad.

Un policía corrió a ver a la persona que me acompañaba y nos preguntaron a dónde nos dirigíamos, limitándonos a responder que nos trasladamos a nuestro domicilio. Pensativo, constató que no olíamos a alcohol y que estábamos visiblemente molestos por detenernos ilegalmente, sin ninguna razón y pensé: Se dieron cuenta que estábamos realizando un recorrido y grabando para detectar estos retenes ilegales, parando a todas las unidades por la presunta “revisión de rutina”.

Luego, advertimos que el policía titubeó por un momento y nos dejó ir, sin hacernos ninguna otra pregunta o revisión a la unidad. Tuvimos suerte, que nos fuimos cateados, ni revisión del coche, aunque teníamos todos nuestros documentos en regla, pero a muchos otros, en ese momento, les violentaron sus derechos y les inventan delitos, como ir en estado de ebriedad, llegando con eficacia las grúas y más patrullas, para la repartición del botín.

Como lo hemos advertido una y otra vez, si el jefe roba, los demás hacen lo mismo, pues deben pagar cuotas a comandantes y al propio Hugo Gutiérrez Maldonado, quien sigue haciéndose millonario, justificando impresionantes operativos para la caza de posibles borrachos, personas con falta de documentos y hasta vehículos manejados por presuntos sospechosos. La ciudadanía está harta de tanto robo y abuso de autoridad por parte de elementos de Seguridad Pública, junto con la Policía Municipal de Xalapa, con la complicidad de grúas de la empresa Garrido y otras, quienes hacen su “agosto”, robando a la ciudadanía. Los “honestos” de esta administración estatal resultaron ser una mafia de ladrones y corruptos.

Share this...

Add Comment