VIOLACIÓN CRÓNICA A LA LEY

Columna Ciudadana

San Luis Potosí, SLP.- ¿Hasta dónde será capaz de llegar la titular de los Servicios de Salud? Lleva todo el sexenio en el ojo del huracán y al parecer no existen límites. Primero estuvo en un escándalo por tener un mega sueldo de 222 mil pesos, es decir se embolsaba 7 mil 400 pesos diarios a pesar que la ley indica que nadie debe ganar más que el presidente o siendo funcionario estatal, más que el gobernador. Eso a ella simplemente le valió.

Luego se destapó la cloaca de un sinfín de empresas fantasmas, donde presuntamente se desviaron más de 400 millones tan sólo en 2017 y existe la enorme sospecha, que una buena parte de esto acabó en las campañas electorales del PRI. Se han estado acumulando millones y millones de pesos de observaciones en la Auditoría Superior de la Federación y del Estado, pero como no existen consecuencias, veremos más y más de esto.

Desde hace tiempo y previendo un futuro incierto, Mónica Liliana Rangel ha realizado una promoción personalizada y ha utilizado los programas y recursos públicos para aparecer en redes sociales. Esto con el fin de posicionarse y obtener alguna diputación que le permita protegerse cuando se acabe esta desastrosa administración.

El pasado fin de semana, las cosas ya fueron más allá. Se implementaron brigadas con jóvenes encuestadores en varios puntos de esta ciudad capital, que entregaban un “kit” con un cubre boca, un gel y un mensaje de agradecimiento de la ya señalada, que seguramente aparecerán facturados a 300 pesos por medio de una empresa fantasma en los Servicios de Salud. Tratando de curarse en salud, la funcionaria estatal, intentó justificarse, diciendo que ella era completamente ajena y que eso lo hacían los chavos por su propia cuenta. Ya no sé si reír o llorar de tanto cinismo.

Pero veamos, que dice de forma clara y concreta la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de San Luis Potosí: en sus artículos 134 y 135 respectivamente, resaltan que «la propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social». En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público. Más que claro, ¿verdad? Una monumental violación a ley.

¿Qué espera el mandatario estatal Juan Manuel Carreras para ya poner un alto a todos estos funcionarios que se brincan la ley y que día a día le están manchando más y más su imagen? ¿O de plano ya dejará a la deriva el barco y que los remeros hagan lo que quieran arrastrando a San Luis al desastre?

Share this...

Add Comment